X


09may.

7 recomendaciones para desarrollar la dirección por misión


1. La DpM basa su éxito en introducir la misión en la gestión diaria de la organización, logrando congruencia entre lo que la empresa predica y lo que las personas practican. Por lo tanto es crucial distribuir adecuadamente esta misión hasta hacerla llegar a los distintos departamentos, equipos y finalmente personas.


2. Para lograr esto es importante desplegar la misión en lo que llamamos misiones participada, estas deben contribuir al logro de la misión superior. Es importante aclarar que en la DpM no existen misiones sin dueño, toda misión es responsabilidad de una o varias personas. Por ejemplo la misión de la empresa es responsabilidad del director general, así como la misión de un departamento es responsabilidad del director de este departamento, a estas personas los llamamos líderes de misión. Además de una misión específica todo director tiene una misión directiva cuyo propósito es buscar el desarrollo y crecimiento de sus subordinados. Esta misión sustenta la necesidad de desarrollar en el equipo directivo competencias de liderazgo, gestión del talento y administración de personal.


3. Para definir adecuadamente una misión participada es crucial considerar tres criterios Inclusión Complementariedad y Coherencia. Estos criterios nos permitirán estar seguros de la misión participada contribuye y está alineada a la misión superior además de reforzar y complementar las demás misiones de su nivel, nunca competir con ellas.


Elaborando un cuadro de mando

 

4. No podemos olvidar que lo que no se mide no se puede gestionar por lo tanto la creación de un cuadro de mando es crucial para dar seguimiento al logro de la misión. El cuadro de mando nos permite definir indicadores para cada una de las dimensiones de la misión, algunos de estos indicadores serán los mismos que usamos comúnmente, sin embargo en otros casos tendremos que buscar algunos nuevos. Es muy importante que los indicadores que incorporemos al cuadro de mando consideren tres aspectos.


5. El primero es que reflejen el cumplimiento de su propósito (medir el logro de las misiones participadas), el segundo es que no se conviertan en un fin por si mismos (solo sirven si contribuyen al logro de la misión). El tercero requiere que entendamos varias cosas con respecto al funcionamiento de los sistemas administrativos. La suposición de que si todos los componentes cumplen con su parte, entonces la organización logra su propósito final es totalmente errónea. Los mayores problemas de una organización están generados por departamentos o personas aisladas “haciendo su mejor esfuerzo” y no entendiendo como los demás no lo aprecian.


6. Lo que en realidad ocurre es que en los sistemas complejos las relaciones no son únicamente lineales, y los componentes son interdependientes, por lo tanto es crucial considerar la necesidad de cooperación que tienen las áreas entre sí para lograr su misión (clientes y proveedores internos).


7. La mayor dificultad radica en el desarrollo de una matriz de interdependencias que considere la completa comprensión de los procesos internos de la organización y que incorpore la comprensión de la misión y de todos los elementos de la misma. Esto garantiza la comprensión de mi parte dentro del todo y me permitirá ser mucho más eficiente cuando se presentes disyuntivas en el momento de la toma de decisiones, si entiendo como contribuyo entonces puedo decidir en beneficio de todos.





  • Nuevo
  • Popular
  • Etiquetas